Bahía de Jiquilisco

Considerado uno de los mayores tesoros naturales de El Salvador, la Bahía de Jiquilisco ofrece una majestuosa experiencia en el oriente del país, a 111 kilómetros de la capital en el departamento de Usulután.

Aquí encontrarás los manglares más grandes de El Salvador, lo que permite una gran abundancia de peces, aves exóticas y reptiles como: serpientes, iguanas, tortugas, cocodrilos.

Esta zona ha sido declarada Reserva de la Biósfera Xirihualtique,auna de las tres Reservas de Biósfera que existen en El Salvador y Sitio Ramsar en 2005, compuesta de 27 islotes e islas, entre ellas: Espíritu Santo, conocida como el paraíso de los cocos; debido a la innumerable cantidad de palmeras que la rodean.

Es también uno de los ecosistemas marítimos con la mayor extensión perenne de hábitats de humedales en el país, los cuales pueden ser recorridos en lancha iniciando en la desembocadura del Río Lempa hasta la Bocana de la Chepona.

Durante el recorrido puedes disfrutar de cautivantes esteros y canales, árboles de mangle de gran porte y en excelente estado de conservación, así como una abundante naturaleza, además de practicar la pesca deportiva.

Sus aguas son de oleaje pasivo y temperatura oscila entre los 27°C y 35°C